¿Cuáles son los gastos al vender una casa?

  • por David
  • hace 11 meses
  • 1

Sin un asesoramiento adecuado, la venta de un inmueble puede convertirse en una situación un poco estresante. Contrariamente a lo que muchos podrían creer, a la hora de vender una propiedad hay una serie de costos que es importante tener en cuenta, y que van desde el pago de los honorarios de una notaría hasta el abono de determinados impuestos. A continuación, veremos cuáles son los impuestos y gastos al vender una casa que hay que considerar.

Impuestos al vender una casa

Al vender una casa, ¿qué impuestos se pagan? Si vas a vender tu propiedad, seguramente te hayas hecho esta pregunta. Lo cierto es que la venta de una propiedad es una transacción sujeta a gravamen, por lo que los propietarios que deseen vender su inmueble deberán hacer frente al pago de determinadas figuras impositivas. Entonces ¿cuáles son los impuestos al vender una casa?

IRPF

En España, las personas físicas que quieran vender su casa o su piso deben abonar el Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF), que recauda la renta obtenida en un año natural. Debido a que en la declaración de la renta debe constar todo lo que se generó durante el año anterior, el IRPF debe pagarse al año siguiente de la venta del inmueble.

IRPF: cómo calcularlo

Para calcular el IRPF, es necesario tener en cuenta dos valores principales: el valor de adquisición y el valor de transmisión. Mientras que el valor de adquisición es el precio al que se ha comprado el inmueble, el de transmisión es su precio de venta. Con estos datos, se debe hacer una resta para ver si se obtuvieron ganancias o pérdidas. Este resultado es muy importante, porque en el caso de haber tenido una pérdida patrimonial, los propietarios quedarán exentos del pago del IRPF.

¿Siempre hay que pagar el IRPF?

Como hemos dicho, cuando se han obtenido pérdidas, los propietarios no tienen la obligación de abonar este impuesto. Sin embargo, este no es el único caso en que quedarán exentos. Tampoco es necesario pagar este impuesto si se reinvierte el dinero de la vivienda habitual en la compra de una nueva residencia o si se tiene 65 años o más y se vende la vivienda habitual.

Plusvalía municipal

Muchos han oído hablar de la plusvalía municipal, pero ¿qué es exactamente? Este segundo impuesto al que hay que hacerle frente a la hora de vender una casa y comprar otra tiene que ver con la revalorización del suelo donde se encuentra el inmueble desde su compra hasta su venta. El pago debe realizarse dentro de los siguientes 30 días de la venta de la propiedad ante un notario en el ayuntamiento correspondiente.

¿Cómo calcular la plusvalía municipal?

Para hacer este cálculo, como es lógico, debes conocer cuál es el valor catastral del inmueble y cuántos años han pasado desde su adquisición. Luego, debes multiplicar el porcentaje fijado por el ayuntamiento del municipio en el que vivas sobre el incremento del valor catastral por los años en posesión del inmueble. El resultado obtenido es el porcentaje total de incremento de la vivienda, y ese porcentaje total se aplica al valor catastral para saber la base imponible.

¿Todos deben pagar la plusvalía municipal?

Desde 2017, algunas personas quedan exentas de este pago: el Tribunal Constitucional ha dictado una sentencia según la cual no se debe hacer frente al impuesto si el precio de venta de la casa es inferior al precio de compra. Sin embargo, en caso de que te corresponda pagar la plusvalía municipal, ten en cuenta que es un impuesto obligatorio, por lo que la mora en su pago generará intereses. En caso de no  abonar, podrían iniciarse acciones legales.

Impuesto sobre Bienes Inmuebles

En primera instancia, el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) debe ser pagado por el propietario del piso a la venta, según la doctrina jurisprudencial que ha dictado el Tribunal en 2016. Sin embargo, es posible repartir el importe anual con el comprador, según el tiempo que cada uno haya tenido posesión de la vivienda.

Gastos previos a la venta de la vivienda

Estos tres impuestos principales deben ser tenidos en cuenta desde el primer momento en que se decide dar el paso y vender la casa. Sin embargo, no son los únicos costes a considerar. Entre los gastos previos a la venta se encuentran:

Cancelación de hipoteca

Para desentenderse definitivamente del préstamo, es importante hacer el trámite correspondiente de la cancelación de hipoteca y dejar al inmueble libre de cargas. Los gastos pueden ir de los 400 a los 1000 euros, dependiendo de si se acude a una gestoría o si se realiza por sus propios medios.

Certificado energético

Se trata de uno de los documentos para vender una casa de carácter obligatorio, y refleja cuál es el consumo de energía de la vivienda. Para poder obtenerlo es indispensable la visita de un técnico matriculado, cuyos honorarios suelen rondar los 100 euros.

Nota simple

Es un resumen del estado de la vivienda a partir de la información que figura en el Registro de la Propiedad. Su principal función es informar a los interesados sobre la titularidad de un inmueble, así como sus cargas e impuestos. Es posible solicitar la nota simple mediante la web del Colegio de Registradores de la Propiedad y tiene un valor de 9 euros.

Cédula de habitabilidad

El Ministerio de Fomento define la cédula de habitabilidad como el documento que certifica la legalidad de la vivienda. En otras palabras, es un certificado que garantiza que la vivienda reúne los requisitos higiénico-sanitarios y técnicos indispensables para ser habitada. El gasto por este documento, que también será expedido a partir de la visita de un técnico, también ronda los 100 euros. No todas las comunidades autónomas exigen este documento.

Otros gastos

Otros gastos para tener en cuenta al cerrar la venta de un inmueble tienen que ver con el contrato de arras que, en el caso de que lo realice un abogado, tiene un costo cercano a los 100 euros. Tampoco hay que dejar de considerar todos los gastos de notarías, que incluyen los pagos de la escritura pública, la comisión inmobiliaria para gestionar la venta de la vivienda o la contratación de un personal shopper.

Conclusión

¿Qué gastos lleva vender una casa? Lo cierto es que, aunque la venta puede ser algo estresante, los requisitos son lo suficientemente claros como para que los propietarios no tengan que preocuparse de más. En resumen, es importante tener en cuenta tres grandes impuestos: el IRPF, la plusvalía municipal y el IBI, aunque el pago de los tres tributos dependerá de cada caso y de las pérdidas o ganancias patrimoniales en el inmueble. Si se hacen los cálculos correspondientes, ¡vender un inmueble no tiene por qué ser un dolor de cabeza!

¿Quieres conocer más detalles sobre los gastos que hay que afrontar a la hora de vender una casa? Ponte en contacto con nosotros: nuestro equipo de profesionales te asesorará.

Únete a la discusión

Comparar listados

Comparar

quieres ser el primero en saber de las propiedades en venta?

Suscríbete a nuestro newsletter para saber de las nuevas oportunidades que se encuentran a la venta en el mercado!